Consumidores en Red: Decálogo Contra la Tasa Rosa (Impuesto Revolucionario de Género Añadido)
+ ACCESO
+ REGISTRO

Decálogo Contra la Tasa Rosa (Impuesto Revolucionario de Género Añadido)

 

Según las marcas, la tasa rosa existe porque las mujeres estamos dispuestas a pagar más por los artículos que idean para nosotras.

Es imprescindible que hagamos cambiar de opinión a fabricantes, productores y publicistas. Y eso solo podemos hacerlo las mujeres. Porque:

Encima que tenemos que soportar la brecha salarial y las abultadas tasas de desempleo femenino, sólo nos faltaba pagar más por algo que, en la mayoría de las ocasiones, solo se diferencia por el color.

No necesitamos cuchillas de afeitar rosas. Tampoco cremas depilatorias con el envase del mismo color. Sin aportar otro valor añadido, son más caras. Es decir, son una tomadura de pelo.

A tu hija, hermana, sobrina o nieta, no les corresponde un color, sino todos. No tiene sentido que una niña se sienta aludida por un juguete, unos patines o una chocolatina, solo porque son rosas. No hay derecho a que nos forjen estereotipos desde la más tierna infancia y que además paguemos un sobreprecio por ello. 

La menstruación no es potestativa, lo que supone que compresas y tampones sean productos de primera necesidad. Es escandaloso que no tengan IVA superreducido. Una nota al respecto para anunciantes: por increíble que parezca, ni sangramos azul, ni nos convertimos en Nadia Comaneci cuando tenemos la regla.

Por defecto, cortarte el pelo es más caro si eres mujer. Da igual si solo te cortas las puntas y tu peinado  requiere mucho menos trabajo que el de un corte masculino. Empecemos a exigir un precio acorde al servicio y no al género.

Cremas, perfumes, champús o desodorantes, todos son más caros si son para mujeres y solo por ese motivo. Hay buenísimas alternativas en productos destinados a ambos sexos que no conllevan el impuesto revolucionario de género añadido.

De la misma manera que no nos da la gana cobrar menos, tampoco nos da la gana pagar más. Acabar con la tasa rosa está en nuestras manos y es fácil. Tan solo requiere un poco de atención. 

Por eso, desde Consumidores En Red, promovemos a partir de hoy un #BoicotAlRosa.

EnRed denuncia la situación de indefensión de los consumidores frente al estado de alarma

¿Pueden los restaurantes vetar la entrada a niños?

Productos reacondicionados

“Hace dos noches te estuve siguiendo”. La campaña viral de Hawkers que banalizaba el acoso, declarada ilícita por Autocontrol

Qué hacer si te toca el Gordo de Navidad



Volver